viernes, 16 de enero de 2009

Jamás termina... Aerolíneas danza a ritmo de los gremios

por Gastón Doval

No es de extrañarse que, habiendo conseguido lo que ellos impulsaban, los gremios no se quedaran mansos y tranquilos con la nueva administración estatal, sabiendo (o mejor dicho, pensando) que disponen de recursos ilimitados para pedir cualquier cosa que se les cruce por la mente.
En los últimos días comenzaron a circular varias versiones dando cuenta de que los gremios aeronáuticos, con participación en Aerolíneas Argentinas a través de sus empleados, han comenzado a intentar maniobrar la compañía para conseguir lo que ellos quieren sin llegar a lo que se puede decir, formalmente, una huelga.
Los gremios en cuestión son siempre los más presentes en la vida política del sector aeronáutico. APLA (pilotos) y APTA (técnicos).
En el caso de los técnicos, según se corrió la voz, el inicio del malestar actual se debe a la reunión del Ministro de Planificación Federal e Inversión Pública, Arquitecto Julio De Vido con Ricardo Cirielli, ex jefe del Sindicato y también ex Secretario de Transporte Aerocomercial. Este malestar se demostró en la salida de varios vuelos de cabotaje principalmente, pero en algunos internacionales también, generando retrasos por la llegada tardía de las autorizaciones y despachos de mantenimiento. Es necesario aclarar, que Aerolíneas Argentinas y Austral están bajo la órbita del Ministerio que conduce Julio De Vido.
Sin embargo, APLA se lanzó otra vez a la carga con lo que parecería ser un nuevo pedido de aumento, como así también de disminución de las horas a trabajar por semana. Esto requeriría la contratación de 250 nuevos pilotos, algo que APLA viene reclamando desde Julio pasado, fecha en la que se inició la gestión de Julio Alak. Ese pedido fue oportunamente denegado o "archivado" hasta nuevo aviso.
Es así como APLA decidió tomar cartas en el asunto decidida a no dejar de ser oída. En las últimas semanas, sumadas a las pocas demoras generadas por la tardía liberación de los aviones por mantenimiento (hecho que ya está solucionado), se fue agregando, al igual que en Abril y Mayo de 2008, la falta de tripulaciones para operar los vuelos, sobre todos los internacionales.
El modus operandi es simple: Horas antes de los vuelos, las tripulaciones asignadas se reportan en RRHH de ARSA como enfermas (acusando gastroenteritis o más conocido como dolor de estómago), dejando poco tiempo para conseguir una tripulación que no esté "vencida" (volar más horas de las que les corresponde por reglamento) como así también, con una tripulación que haya cumplido con todos los tiempos de descansos estipulados. Es por eso que los vuelos se retrasaron en las últimas semanas. Los vuelos más afectados fueron los que tuvieron como destino Madrid, Miami y Auckland/Sydney (los 3 con mayores frecuencias).
Dado los anteriores sucesos, la gerencia de Julio Alak decidió tomar medidas en represalia a la actitud de los gremios y sus afiliados. El equipo decidió:
  • Se cancelo Buenos Aires - Barcelona en el dia de hoy.
  • No operar la ruta Buenos Aires - Miami durante este fin de semana.
Las medidas arriba detalladas son para paliar el efecto de la falta de tripulaciones e intentar poder cumplir con la mayor parte de la programación con los recursos humanos disponibles.
Todo esto viene en pronta casualidad con una negociación que llevan a cabo el Directorio de Aerolíneas, los jefes de los sindicatos y de la CGT, quienes reclaman un aumento salarial del 19,5%, además de menos horas de trabajo semanal - entre otras diversas cuestiones.
El pico más fuerte ocurrió el 12 de Enero, cuando tras la cancelación 8 vuelos y demoras de otros 2, los más de 3,000 pasajeros aglomerados en las salas de espera de Ezeiza y Aeroparque se hicieron escuchar. A diferencia de experiencias anteriores, la empresa mantuvo informados a los pasajeros, aunque no como se debería, pero al menos recibían información. También los vuelos que no podían ser operados fueron cancelados y los diversos pasajeros enviados a hoteles, cosa que antes de Julio de 2008, no se hacía (se seguían "demorando" los vuelos para no tener que pagar hoteles, comida y mantener a los pasajeros como cuasi rehenes).
Si lo de APLA es una demostración de fuerza, queda claro que todavía tienen a sus afiliados bien alineados, pero si la empresa pierde sus negocios por estos repentinos exabruptos sindicales y la imprevisibilidad de sus vuelos, no se tendrá con quién demostrar su fuerza. Aerolíneas dejará de tener pasajeros. Tarde o temprano, se van a cansar.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

hay un gran dicho, "cría cuervos, y te sacarán los ojos".
El gobierno le dio cabida y vuelo a APLA, ahora quién los para?
Lo que no entienden me parece los muchachos de APLA es que el gobierno no es Marsans, GP y GD son pre-escolares al lado de De Vido y Cia.

David dijo...

hola bonita pagina

Anónimo dijo...

gastón: te comento que el día 24/01 volviendo de porto seguro. el vuelo 891 de la linea aerea ANDES. paró en iguazu a cargar nafta y al salir para bs.as. (a los 10 minutos aprox.) vi por la ventana como pasaba un avión de la linea aerea AUSTRAL a unos 500 metros en sentido contrario al nuestro.
Es normal que los aviones en sentido contrario pasen tan cerca uno de otro ???? a mi me parece que por milagro no nos la pusimos de frente....en fin gracias a dios llegamos bien (dentro de todo).
Saludos y felicitaciones por el blog....está muy bueno.

Gastón Doval dijo...

Hola.

Gracias por tus comentarios!
Con respecto a tu pregunta, sí, es completamente normal que los aviones se pasen tan cerca unos del otro.

Desde hace un par de años, está en efecto el RVSM (Reduced Vertical Separation Minimums, por sus siglas en inglés), que básicamente es la reducción de las distancias verticales entre sentidos de dirección. La separación entre diversos sentidos es de 1000 pies. Es decir, si en Estados Unidos, yo voy con Rumbo Oeste, voy a llevar nivel de vuelo (altura) PAR. Si voy hacia el Este, IMPAR.

Espero que se entienda. El milagro fue haber visto otro avión en los cielos argentinos, eso no es tan común en un país tan poco poblado por aviones como el nuestro. :)

Un abrazo,
Gastón