domingo, 19 de julio de 2009

Tira y afloje: los pasajeros en el medio

por Gastón Doval

Nada puede terminar de excusar la cantidad de demoras que hubo (y aún hay) en los vuelos de Aerolíneas Argentinas esta semana. Esta semana, los retrasos llegaron a niveles altísimos que no se veian desde la era Marsans, cuando la empresa tenía un índice de puntualidad del 31%, según los datos que dio a Radio Mitre el flamante Gerente General de la compañía, Mariano Recalde.

Tras su asunción al cargo Recalde dio estimaciones de que con el Plan de Negocios que se estaba elaborando en las oficinas de Aerolíneas, para presentar al Congreso Nacional, las pérdidas se verían revertidas en un mediano plazo, más o menos en 5 años.

Sin embargo, quienes se dicen tienen el verdadero control en la empresa son los dos sindicatos más grandes - APLA (Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas), que responde a Jorge Pérez Tamayo, y APTA (Asociación de Personal Técnico Aeronáutico), que responde al ex Subsecretario de Transporte Aerocomercial, Ricardo Cirielli. La llegada de Mariano Recalde a la gerencia de Aerolíneas Argentinas encendió las alarmas de los dirigentes de este último grupo.

Héctor Recalde, padre de Mariano, es el abogado de la Confederación General del Trabajo. Su hijo, también fue asesor del gremio de pilotos de Aerolíneas Argentinas durante mucho tiempo. Es por eso, que el sindicato de Ténicos Aeronáuticos se puso en alerta cuando se conoció el nombramiento. El miedo, dicen en APTA, es que Recalde (hijo) sea "pro-APLA", dado su vínculo, los va a "dejar afuera" de toda negociación importante dentro de la empresa.

A fin de cuentas, viven queriendo demostrar que tienen el poder. Esta semana, los atrasos llegaron a niveles increíbles. Ayer, el diario Clarín publicó un artículo en el que se denotaban las demoras que se presentaban en los vuelos (sobretodo) internacionales de Aerolíneas Argentinas. El artículo da cuenta de los retrasos en el vuelo AR1302 (a Miami), AR1182 (a Sydney), y AR1254 (a Río de Janeiro). Todos ellos retrasados por motivos técnicos.

Entre tanto, los índices de puntualidad sufren y los pasajeros protestan. La AADeTUR elaboró un informe en el que dice que en los primeros 15 (quince) días del mes de Junio "Aerolíneas Argentinas y Austral, logró una tasa de puntualidad de 41.88%" También resalta que "la compañía estatal había alcanzado en los primeros cien días del año, una tasa de 77.20% de puntualidad."

Cabe preguntarse por qué si la puntualidad había levantado tanto fue en estos días tan desastrosa. Tuvo algo que ver el nombramiento de alguien tan cercano a la CGT como Gerente General? Pudo haber tenido que ver con la escasa flota de largo radio de Aerolíneas? Una nueva puja sindical? Lo que es cierto es que Aerolíneas se mantiene como la compañía aérea más inestable de la región, un título que continúa depravándola de viajeros, algo que necesita para sobrevivir.